¿Cuánto pagas por tus derechos?

Written by | Opinión

Cafeína para despertar

¿Por qué México no progresa?, ¿es la cultura?, ¿el gobierno?, ¿la corrupción? El fin de semana pasado tuve una plática muy interesante acerca de este tema, y todos los ahí presentes me respondieron con lo mismo: “No Soria, el problema de México es la educación”. ¿Y la salud? ¿y el trabajo? ¿Dónde nos hemos equivocado y por dónde hay que empezar?

Citando a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, éstos se definen como: “El conjunto de prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral del individuo que vive en una sociedad jurídicamente organizada. Estos derechos, establecidos en la Constitución y en las leyes, deben ser reconocidos y garantizados por el Estado.” Suena bonito, ¿no?

Concentrémonos en los derechos de Segunda Generación, uno de ellos dice que: “Toda persona tiene derecho a la salud física y mental.” Seguramente quien redacto esto no conocía nuestro insultante Seguro Popular. Desde el 2008 y hasta la fecha éste ha reprobado con un 5.3 sobre 10 en el Índice de Desempeño de Programas Públicos, Gestión Social y Cooperación (Gesoc). Resulta absurdo que el gobierno se jacte de brindar un servicio “universal” —según ellos— que no tiene cosas tan básicas como alcohol, vendas, o aspirinas; Como si esto no fuera suficientemente malo, en 30 por ciento de los establecimientos no hay doctores. Tal vez sea tiempo de decirle a los mexicanos que en estas ciudades no hay derecho a enfermarse.

Hablando de reprobar, otro de éstos derechos humanos hace referencia a la educación. Alguna vez se han preguntado ¿para qué nos están educando? La obligación del Estado llega hasta la secundaria ¿y después?.. Después para el 80 por ciento de los jóvenes la única opción es trabajar ¿en qué? En lo que sea. No hay que olvidar que un país ignorante, es un país “mansito”, y hasta feliz. Si no me creen comparen los datos de la OCDE.

Esto me lleva al derecho humano “al trabajo en condiciones equitativas y satisfactorias”. Me pregunto ¿qué tan equitativo es pagarle a los diputados 148 mil pesos mensuales más prestaciones, mientras que el 50 por ciento de los ciudadanos viven en pobreza extrema? o ¿qué tan satisfactorio es el salario mínimo?

No sé hasta qué punto podemos exigirle a la gente que estudie más o que trabaje más; y es que si tú no comieras 3 veces al día (como mínimo) ¿Qué tanto te importaría tu educación? Haz memoria: a ti ¿cuánto te han costado tus derechos?

María Fernanda Soria Cruz

maria.soriacs@udlap.mx

Last modified: 17 marzo, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *