“AND TO ALL A GOODNIGHT!”

Written by | Opinión

Lo primero que deben saber de mi es que soy muy mala con los títulos y que cuando un tema se me mete entre ceja y ceja me cuesta dejarlo ir; pero no se preocupen, lo podrán confirmar a lo largo de mis entregas.

El nombre de mi columna es LECTORES PASIVOS debido a mi enamoramiento eterno por las letras; de ahí deriva mi carrera, y a que estas vacaciones tuve la suerte de encontrar un libro magnífico, del cual (debo admitir) me robé la idea por completo. La novela trata sobre una especie de sociedad secreta de lectores que tienen una relación especial con los libros, y gracias a eso logran influenciar a las personas.

Debo admitir que me atrapó desde el título, y unas pocas páginas después, cuando me llegó la estupenda frase de: “…passive reading is no jokel” decidí que ese será mi nuevo lema; cuídense lectores pasivos porque me he propuesto crear mi propia sociedad lectora e influenciarlos lo más que se pueda con temas desde el mejor hilo dental de la temporada (y si, me refiero únicamente al de uso dental) hasta conflictos de mayor escala.

Como cada año, estas vacaciones tuve la gran idea de ir ordenando un poco más mi casa, sacudir y clasificar mis libros, pero como cada año, la flojera de no tener horarios me llevó a dormir libremente y con la fiel compañía de mis flojillos gatos. También tuve la suerte de irme a la playa; si no lo conocen, el pueblo de Sayulita, Nayarit, presenta un ambiente perfecto para distraerse, descansar y broncearse a gusto. La costa ofrece actividades para todos, desde olas para los mejores surfistas hasta albercas saladas.

Sinceramente, estaba completamente impresionada de lo aseado que está el pueblo, y en diferentes locaciones pude ser testigo de personas encargadas de limpiar las playas para mantener el mar así. Sobre todo, después de estar en Guadalajara, una ciudad con edificios magníficos pero igual de llena de monumentos de basura y con una iluminación tan pobre que no me sentí para nada a gusto.

Sayulita, al no ser tan conocida y estar llena de bungalows en vez de hoteles de cinco estrellas, crea un ambiente mucho más tranquilo y hogareño. Otra cosa que me sorprendió y que me dio muchas ganas de venir con mi Floh es que hay perros por todos lados; lamentablemente, no todos esterilizados, pero si todos muy amables, educados y dispuestos a echarse un buen chapuzón en el mar o esperar en la playa a sus dueños mientras le echan ojito a sus pertenencias.

Por el momento, eso es todo. Los invito a seguirme este semestre y estar dispuestos a aceptar o discernir con mis opiniones. A todos, un buen inicio de clases y acérquense a su Universidad y semanario La Catarina para sacar el mayor provecho de su experiencia UDLAP.

 

REBECA MORA CELIS

rebeca.moracs®udlap.mx

Last modified: 27 agosto, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *