DE COMER CON EL RECTOR

Written by | el Oído en la pared

oido-01

No conozco todavía a la persona que no sueñe comer con alguien a quien admire. Por ello es que los boletos para pasar una tarde con un famoso, vuelan. En el ámbito universitario, pocos se imaginarían comer con el Rector de esta casa de estudios. En realidad, éste organiza comidas con estudiantes cada cierto tiempo, sobre todo cuando hay un invitado importante dentro de la institución.

La semana pasada, con la visita del expresidente de Bolivia, Carlos Mesa Gisbert, se organizó una comida con el invitado y estudiantes de distintas carreras. La mayoría de ellos pertenecientes a licenciaturas de Ciencias Sociales. Aunque también había un par de Negocios, una de Ingenierías, otra de Ciencias y dos más de Artes y Humanidades.

Fue la primera vez que me invitaron a una de estas reuniones. A pesar de que se nota quiénes son ya experimentados, al principio todo fue bastante acartonado. Durante la comida pocas veces se habló y los diálogos eran más bien a través de un intermediario, Carlos Mesa. Sin embargo, cuando empezó la sobremesa, el Rector puso a discusión un dilema ético que también esboza en las clases que da.

Si uno ve, como estudiante, a un compañero copiando en un examen, ¿lo denunciaría? Esa pregunta fue respondida por los comensales. Empezó un debate monumental acerca del costo-beneficio de la denuncia. Si he de ser sincera, quedé un tanto sorprendida de que los primeros en plantear esta cuestión estudiaran Ciencias Sociales. Sobre todo porque, ilusa yo, imaginé que ellos argumentarían a favor de que vale la pena denunciar por el beneficio que produce a largo plazo en la sociedad. Mientras les retiraban los baberos a los comensales -el Rector no podía mancharse-, alguien cambió las premisas: nadie denuncia a un narcotraficante por los riesgos que implica. Pensé que era evasión a la cuestión central: en la realidad diaria, un estudiante que tiene todo por delante, prefiere actuar por su propio beneficio.

Derbez Bautista lo dijo al principio de la comida en un contexto distinto. La UDLAP es un reflejo del México actual. De eso no queda duda para el Oído en la pared.

 

JENNIFER MC NAMARA G.

jennifer.mcnamarags@udlap.mx

Last modified: 7 noviembre, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *