Embajador Raphael Steger: del 68’ a la Guerra del Golfo

Written by | Lado Alterno

Fotografía de Ana Paula Vega

Fotografía de Ana Paula Vega

El día se ha nublado. Una puerta se abre y aparece el decano de la Escuela de Ciencias Sociales de la UDLAP, Raphael Steger Cataño. Con una sonrisa, nos recibe e invita a pasar a su oficina. Su figura impone mas no intimida, pues gracias a su calidez y sencillez hace sentir bienvenido a quién desee hablar con él. Ganador de la Medalla Gabino Barreda- otorgada por la UNAM al mejor promedio de su generación- pero quien es chiva de corazón, se sienta a platicar con nosotras como viejos amigos.

Época Estudiantil

Eran los 60’s: la música de los Beatles se escuchaba en todas partes, el Che había muerto, la huelga del 66’ había derrocado a un rector y los hippies como la guerra de Vietnam se encontraban en su auge.  Es en este contexto que el embajador Steger Cataño ingresa a la UNAM para estudiar Relaciones Internacionales. Al tiempo que limpia y se coloca sus anteojos, recuerda que aunque en su generación eran sólo 150 estudiantes, tenían programas llamados Piloto, en los que se estudiaba una materia por mes.

El mundo se estaba transformando, y en México esos cambios se tradujeron en un sinfín de movimientos estudiantiles cuya base era la búsqueda de libertad,  y de los cuales resultaba imposible no formar parte: “todos los jóvenes de aquella época participábamos, ya fuera como activos u observadores “, sentenció el también profesor.

Alejandra (A).- ¿Para usted que representó el movimiento estudiantil del 68’?

Steger (S).- No fue solamente un movimiento, fue una crisis de conciencia, de la democracia, del sistema político mexicano que no sabía que estaba pasando. Fue el resultado de la expresión de los jóvenes. ¿El Estado supo responder?, eso es otra cosa…

Diversidad Cultural

Durante su gestión como embajador de México en diversos países, Steger Cataño tuvo la oportunidad de viajar y conocer a fondo las costumbres y tradiciones de muchas naciones. Sin embargo, asegura que no tiene preferencia alguna por una cultura en particular. “Yo creo que todas las culturas son fascinantes. De todas aprendemos  y todas aprenden de nosotros”. El decano considera que una cultura no es ajena a las demás, al contrario, pues resulta de la suma de  distintos elementos: como la religión, la historia, la comida y el lenguaje.

Lo importante no es idealizar una cultura, sino aprender de ella a través de las experiencias. Como las que vivió el decano Steger:

“En Reino Unido contrastaba la cotidianidad de sus habitantes con los punks y los hooligans, quiénes fueron capaces de incendiar un estadio”.

“En Turquía presencié cuando por primera vez una mujer se convirtió en Primera Ministra en un mundo musulmán.”

“En Australia vi crecer a mis hijos y cómo una nación blanca se volvía multicultural”.

Steger Cataño afirma que se aprenden muchas cosas: a comer con las manos, sentados en el piso, a estar en grandes banquetes con personas que creen que “la diplomacia son puros cócteles”.

Entre bombas y condecoraciones

A.- Como embajador de México residente en Arabia Saudita, le tocó experimentar de primera mano la Guerra del Golfo, ¿nos podría contar acerca de esta experiencia?

S.-  “La tormenta del desierto” no se llevó a cabo para defender los derechos soberanos de Kuwait, sino para que no se perjudicaran los del petróleo. Yo me enfoqué a recibir información de Israel y escribir los informes. Un día explotó un cohete cerca de la embajada, se rompieron algunos vidrios y puertas, pero no nos pasó nada. Lo negativo fue el sentimiento de superhumanismo que surgió entre nosotros, al grado que preferían subir al techo a ver los bombardeos que acudir al refugio.

Raphael Steger ha recibido múltiples condecoraciones a lo largo de su carrera, entre ellas la cruz de Comandante Honorario de la Orden de Victoria, entregada por la misma reina Isabel. Mas para el académico dichas distinciones no significan mucho: “lo importante no es el título, sino el trabajo que dicho galardón representa”.

Steger Cataño dedica su tiempo completo a sus funciones como decano, pues cree firmemente que los jóvenes son el futuro de nuestro país.

Datos Curiosos

  • Fiel oyente de los Rolling Stones
  • Chiva de corazón
  • Posee un rosario que le regaló el Papa Juan Pablo II
  • Amante de las tortas de cochinita pibil

 

ALEJANDRA VALENCIA C.

alejandra.valenciacl@udlap.mx

Last modified: 7 noviembre, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *