De la paz mundial al terrorismo

Written by | Cafeína para despertar, Exclusivo WEB, Inclusión

cafeina-01

 

Nunca se han preguntado ¿por qué existen las guerras, las matanzas y los genocidios?, ¿cuándo nos volvimos asesinos de nuestra propia especie? y ¿por qué la idea de “paz mundial” sólo es concebida por potenciales miss universo?

La UNESCO define la inclusión como: “un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema (…).” Suena bonito ¿no? Sin embargo el ejercicio de “incluir a los otros”,  a cualquier nivel, es muy complicado.  En principio tendríamos que responder ¿qué es incluir?  Y ¿cómo hacerlo?

El concepto “incluir” es un verbo de acción que supone: llevar consigo, contener, incorporar. La inclusión no es aceptación, ni tolerancia, ni igualdad o respeto. Es una paradoja que nos hace decidir que sí y que no, y nos obliga a excluir algo, a alguien.

Utópicamente, el mundo utilizaría la inclusión de manera universal. Sin embargo, desde la concepción de la sociedad, de los grupos, comenzamos a identificarnos y a marcar límites. A considerar acciones, tradiciones y creencias como ajenas a las propias, luego opuestas y al final, inaceptables. Así empiezan los problemas, dando más importancia a las diferencias y muy poca a las similitudes. Pasamos de tener un mismo Dios con distintos nombres a bombardear ciudades por la misma razón.  ¿Dónde entra el incluir en nuestra ecuación?

Basta leer un poco de historia para entender que la inclusión universal es un ideal inalcanzable. Actualmente, en el mundo existen cerca de 100 grupos terroristas según  la Unión Europea y Estados Unidos, grupos dispuestos a morir y matar por sus creencias. Por otro lado el país defensor de “la Igualdad y la Libertad” por excelencia, alias Estados Unidos, no se queda atrás cuando de matanzas se trata: Vietnam, Corea, Irak, son algunos de los países donde se ha involucrado militarmente matando a millones de personas.  ¿Y la paz mundial?

Hablar de inclusión me resulta complicado por considerarlo un concepto poco aplicable en un contexto como el nuestro. Sin irnos al extremo del terrorismo podríamos reflexionar acerca de nuestro comportamiento en la UDLAP:  ¿qué y por qué criticamos a los demás?,  ¿qué consideramos inaceptable?,  ¿qué determina nuestro juicio?  ¿Qué tan capaces somos de incluir a los otros en lo propio?

 

María Fernanda Soria Cruz

maria.soriacs@udlap.mx

Last modified: 7 Enero, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *