Vivas Nos Queremos

Written by | Oídos Sordos, Opinión

oidosSordos

Querida hermanita: como mujer, la violencia de género nunca es un tema fácil, pero sí es un tema constante. Desde que somos pequeñas, aprendemos a comportarnos de cierta manera —nunca ir solas al baño, nunca dejar sola nuestra copa, desconfiar de cualquier extraño— que nos parece natural porque “ese el mundo en el que vivimos”, porque ser mujer es peligroso. Sin embargo, lo hacemos ya de manera tan inconsciente que muchas veces el verdadero peligro nos parece irreal. “Eso siempre le pasa a alguien más”. Ese es el problema. El día de hoy, no temo por mí, temo por ti.

Enana mía, estás a punto de cumplir dieciséis años, en un mundo en el que ser una mujer es peligroso por sí mismo. Estás a punto de comenzar a salir con tus amigas a las calles de una ciudad que necesita campañas como #TeQueremosViva, pidiéndole a las mujeres que se cuiden, en lugar de enseñarle a los hombres a no matarnos.

A raíz de un miedo, más grande hoy que nunca, me encuentro repitiéndote las frases de toda la vida: “No vayas al baño sola”, “no des tu teléfono a extraños”,  “no caminen solas por la calle”, “no aceptes bebidas en el bar”, “revisa que no le pongan nada a tu botella”, cosas que hoy me parecen puro sentido común y que, sin embargo, no deberían ser necesarias. No deberíamos vivir con miedo. Todas estas medidas no son mas que curas momentáneas contra los síntomas de una enfermedad mucho mayor: el sexismo y la violencia de género. No son suficiente.

El día que, Dios no lo quiera, suceda una tragedia, no faltarán las personas que nos culpen a las mujeres “por no cuidarse”, cómo si la violencia y la muerte fuesen resultados inevitables para aquellas que se descuidan. Habrá quien hable de cómo “íbamos solas” o cómo “íbamos vestidas”, y ellos jamás señalarán al monstruo capaz de dañar a su antojo, creyendo que goza de algún derecho sobre un cuerpo ajeno simplemente por tenerlo al alcance.

Mi niña, cuando se es joven, solemos creer que tenemos la vida por delante, que somos invencibles, que nada puede pasarnos. Eso le pasa a otras “que no se cuidan”. Si esto se tratara sólo de mi propia vida, probablemente seguiría sintiéndome igual, pero se trata de la tuya, de quien más amo en el mundo . El miedo se aferra a mi pecho, opresivo como el agarre de una bestia amenazando con estrangularme y arrebatarme a la niña que cargué en mis brazos hace años. Me niego a aceptarlo y tú tampoco debes hacerlo.

#VivasNosQueremos, reza la más reciente campaña en contra de la violencia de género, pidiendo, ROGANDO, que no se nos arrebate la vida. Con permiso, lo corrijo: vivas nos merecemos. Vivas nos EXIGIMOS. Vivas, porque ser mujer no debería ser peligroso.

Mientras tanto, mi amor, por favor cuídate.

Sofía Marlasca Couoh
sofia.marlascach@udlap.mx

Last modified: 28 Septiembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *