Somos ciegos que pueden ver pero que no miran

Written by | Ceguera, Opinión

captura-de-pantalla-2016-09-16-a-las-8-06-30-p-m

 

Saramago, en su famoso libro Ensayo sobre la Ceguera, decía que “somos ciegos que pueden ver pero que no miran”; a mí me gustaría agregarle que somos ciegos que ven pero no sienten, que oyen pero no escuchan; y es precisamente con esta idea que pretendo iniciar mi columna.

Transitamos por la vida tan ocupados en nuestro camino, tan protegidos por nuestra pequeña burbuja, que nos vamos quedando ciegos ante otras realidades, los demás se convierten en “el otro”. Poco a poco dejamos de lado esa empatía que es tan necesaria en estos días; una palabra que quizás muchos conocen, pero pocos viven o entienden.

Tal vez no todos puedan ser escuchados, pero con esta columna busco compartir sus historias a través de mi mirada. Busco que sean conocidos, que sean comprendidos, sensibilizar al público, y fomentar empatía hacia otras realidades porque creo en la fotografía y la palabra como medio para la denuncia y herramienta de cambio.

En los periódicos y en los datos hay mucha información útil. Sin embargo, si ponemos atención a nuestro entorno, lo que podemos encontrar en la interacción humana es mucho más valioso y enriquecedor. Como originaria de la Laguna, una zona al norte del país que ha sido afectada gravemente por la violencia y el crimen organizado, me sorprende que a nivel nacional se ha hablado mucho sobre la reacción de la gente de esconderse o incluso del comercio afectado, pero poco se habla de los lugares que se han mantenido o rescatado.

Mientras los espacios públicos se fueron vaciando, un grupo de adultos mayores, representaron la voz de la resistencia, ante el miedo y la intolerancia, manteniendo su bonita costumbre de cantar cada jueves por la tarde en la plaza de Gómez Palacio Durango, reusándose a ceder más espacios al abandono.

La ceguera es algo que podemos cambiar juntos, compartiendo, conociendo, curioseando, viviendo, ya que a pesar de que sean “cosas chiquitas que no acaban con la violencia ni nos sacan de la situación que vive el país, quizá desencadenan la alegría de hacer, y la traducen en actos. Y, al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable” (Frase de Eduardo Galeano, deformada o reformada por mí).

 

 

Sara Achik López

sara.achiklz@udlap.mx

@SaraAchik

Last modified: 19 septiembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *