Estados Unidos “Mexicanos”

Written by | Literatura, ahora, Opinión

literatura

Probablemente, si busco el nombre en Google de cualquier persona que lea esta columna, podrá aparecer (sin importar que sea el primero o cualquier otro resultado) su perfil de Facebook, Twitter, tal vez LinkedIn y en algunos casos, una página web o blog. Hemos llegado a un punto en el que “más” llega a significar “mejor”. En mi caso, no podría ni estimar cuantas cuentas electrónicas tengo. Como no puedo enumerar esta cantidad, tampoco podría decir en qué recursos para publicar, provenientes de México, estoy inscrito. No dudo que haya muy buenas aplicaciones nacionales, pero, por lo pronto, no son las mejores o las más conocidas. Desde cierto punto, todos somos malinchistas.

Lo que me interesa es hablar de la autopublicación en nuestro país. Aparte de que el tema es muy importante, actual y necesario, la situación no es que no exista o no esté creciendo este método en México, sino nuestra dependencia de las plataformas extranjeras. Si uno decide hacer un blog, lo más seguro es que lo cree en Blogger, WordPress, tal vez algo más cercano a una página como Wix; pero regreso a lo mismo, ninguna página es mexicana. Digamos que alguien desea autopublicar, ¿qué opciones tiene? Gandhi tiene un proyecto, pero pocos lo conocen y no sé de alguien que lo haya utilizado o que haya tenido éxito con él. También, puede mandar a imprimir el libro en una imprenta y revenderlo. No obstante, ¿no es más fácil subirlo a Amazon en menos de quince minutos y venderlo en prácticamente todo el mundo, con una remuneración de 35 o 70 por ciento? También, si no te gusta Amazon, ¿por qué no en iBooks store o en Google Play Books? En todo caso, prácticamente todos los Smartphones tienen un iOS o Android instalado.

No sé si llamar a eso malinchismo, pero por desgracia México se está quedando atrás –demasiado atrás– a comparación de la competencia extranjera. Se tiene que aceptar que las editoriales ya no son la única opción de publicación. Con esto, se debe innovar y emprender para crear plataformas que te permitan publicar tus propios proyectos. Ahora, tenemos la oportunidad de no quedarnos como en el campo de los Smartphone, sin voz ni voto en nuestro propio territorio.

El problema en nuestro país no es la falta de tecnología, sino la dependencia en la tecnología extranjera. Claramente, es más fácil resignarse y utilizar Amazon, iBooks Store, Google Play Books, entre otras. Empero, esto no hace imposible aprovechar el estado actual de la autopublicación en México, que está apenas en periodo de maduración; además de beneficiarnos de otros recursos internacionales, o si es posible nacionales, para crear nuevas plataformas.

Es hora de que existan plataformas de autopublicación mexicanas, diseñadas por mexicanos para autores y lectores nacionales, y, ¿por qué no para el mundo hispano en general? Es el momento de dejar de esperar y empezar a actuar. Steve Jobs, junto con Steve Wozniak, fundó Apple (la compañía más valiosa del mundo) a los veintiún años. Mark Zuckerberg lanzó Facebook a los veinte años. ¿Quién impide que la próxima plataforma de publicación sea creada por un estudiante mexicano?

Rodrigo Lichtle Ventosa
rodrigo.lichtleva@udlap.mx

Last modified: 25 Octubre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *