Pasa hasta que pasa

Written by | Editorial, Sin categoría

Hay ciertas cosas que damos por sentado que no suceden, o al menos no a nosotros. Siempre asaltan al primo de un amigo. Le ponen algo en la bebida a la hija de la amiga de tu mamá. Le diagnostican cáncer al tío abuelo de tu amigo, porque el cáncer parece que solo toca a la gente más vieja. Son cosas que pasan, pero nunca nos pasan a nosotros, hasta que pasan.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de ciertas predisposiciones genéticas, existen varios factores que aumentan las probabilidades de una persona de desarrollar cáncer: obesidad, consumo de alcohol, tabaquismo, sedentarismo. En teoría, podríamos cuidarnos con una dieta balanceada, ejercicio y hábitos saludables. Podríamos hacerlo todo bien, y perder la batalla igualmente.

Este año, la Universidad de las Américas Puebla perdió a un Azteca. Luis Gómez López, mejor conocido como Luisón, era un deportista probablemente en mucho mejor forma física que muchos de nosotros, pero el cáncer se lo llevó antes de tiempo, porque estas cosas suceden a veces sin razón alguna.

Vamos a ser sinceros con nosotros mismos, el cáncer el algo que sí pasa, y en cifras a veces escalofriantes. No es coincidencia que el mes de octubre esté dedicado a concientizar sobre el cáncer de mama, que afecta tanto a mujeres como a hombres, aunque a éstas en una mayor cantidad.

De acuerdo con un estudio realizado por el INEGI en 2013 y publicado de nuevo en febrero de este año, el cáncer de mama es el que más afecta a las mujeres mayores de 20 años. De los casos de mujeres hospitalizadas debido al cáncer, este tipo comprende casi el 30%. Otro estudio citado por el Proyecto de Seguimiento Del Programa de Atención Integral del Cáncer de Mama (PAICIMA), nos dice que el riesgo de por vida de una mujer de contraer cáncer de mama es de 1 en 8. Una de en cada ocho compañeras y amigas tuyas. En un salón de 32 personas, cuatro podrían desarrollar cáncer de mama en su vida. Tenemos muchas más probabilidades de contraer cáncer de mama que de ganarnos algo en el Sorteo de la UDLAP.

Según el Instituto Nacional de Cancerología (InCan), todos los días mueren en promedio 15 mujeres por culpa del cáncer de seno. La principal medida para evitar la mortalidad de esta enfermedad, según numerosos expertos, es la autoexploración y las mastografías. En otras palabras, prestar constante atención a lo que nuestro cuerpo nos dice. Quince minutos una vez al mes autoexplorándote puede evitar que te conviertas en una de esas quince mujeres. La detección temprana del cáncer de seno aumenta tus probabilidades de recibir tratamiento a tiempo para salvar tu vida.

De nada sirve la excusa de no saber cómo revisarte, en internet encuentras mil instructivos detallados de cómo y qué buscar. De nada sirve la excusa de no tener tiempo para hacerlo, porque quince minutos en casa invertidos en tu bienestar son mejor utilizados que viendo un video divertido en Youtube. De nada sirve la excusa de que a ti seguro no te pasa, porque vamos a ser sinceros: el cáncer de mama no pasa, hasta que pasa.

Last modified: 26 Octubre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *