En búsqueda de la homgeneización

Written by | Literatura, ahora, Opinión

literatura

Nuestra Universidad ha tratado de unir e integrar a los de nuevo ingreso y luego de mantener “diversas” las clases. Me parece especialmente interesante el caso del tronco común. Si tuviera la posibilidad de quitarlo y cambiarlo por otro programa, lo haría sin dudarlo. El tronco común en la UDLAP, y en muchas universidades en México, es una misión inalcanzable de juntar y equilibrar a todos los alumnos de una universidad de manera institucionalizada.

No me agradan los grupos de ochenta, setenta o sesenta alumnos, y no me gusta que no haya variedad de elección de estas asignaturas, así como en inglés avanzado. Por último, en la misión de igualarnos, lo único que se logra es mostrar qué tan diferentes somos y qué tan especializadas son las carreras en la universidad. Los ingenieros nunca tomarán algo de literatura, los literatos nunca sabremos cálculo, y así estamos divididos.

Una vez que uno termina con el tronco común, ya no hay necesidad de conocer a personas de otras áreas o incluso tomar clases en otro edificio. Los planes de estudio en México no están diseñados para formarnos de manera universal, más bien son especializaciones de cuatro años; carreras directas y enfocadas en solo aprender de un área. ¿Qué pasa con las personas con múltiples gustos? Me atrevería a decir que todos estamos incluidos en esto. Pues tienen dos opciones: o pagan por materias de interés particular o pagan otra carrera.

¿Por qué no abrir la posibilidad a hacer majors y minors? ¿Abrir la posibilidad a un tronco común versátil e interesante, que integre a personas de diferentes áreas, pero con intereses similares? Incluso se podría abrir la posibilidad de planes de estudios flexibles, pero esto ya es mucho pedir.

En Estados Unidos (específicamente en The University of Chicago –número 10 a nivel mundial según QS), hay algo que se llama the core. La idea de este “tronco común” es que todo alumno debe llevar ciertas materias de diferentes áreas (matemáticas, ciencias, humanidades, ciencias sociales, etc.) y en cada sección, por así decirlo, se trata un enfoque diferente. Eso, me parece, alcanza la integración y la homogeneización con un toque de interés propio, de mejor manera a que todos tomen Español I y II, TICs, y todas las demás, sin un sistema que, en la “especialización inmediata” haga que la UDLAP no sea un todo, sino una agrupación de departamentos individuales.

Rodrigo Lichtle Ventosa
rodrigo.lichtleva@udlap.mx

Last modified: 29 Noviembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *