Esta no es la vida que American Pie nos prometió

Written by | Como anillo al dedo, Opinión

liliana

Este comentario, realizado por varios conocidos, me hizo quedarme con la intriga de qué es lo que supuestamente nos prometen las películas americanas sobre la experiencia universitaria.

Todos hemos visto alguna. De hecho, ya estamos tan adoctrinados por Hollywood que aunque la cultura, la gente, entre otras cosas, es muy diferente aquí en México; aún tenemos de referente sus historias y clichés. Libros, música, películas; todo nos llega en masa desde el país al otro lado de la frontera. No ayuda que Estados Unidos se crea (y nos haga creer) que es el centro del mundo.

Entonces, al ver una película donde la vida universitaria está llena de sexo, alcohol, drogas, rubias con cuerpos dignos de Playboy y fraternidades, me pregunto cuáles son las expectativas de la vida universitaria.

Todos sabemos que la universidad no tiene, para empezar, la infraestructura de las películas –aunque se puede alegar que, en el caso particular de la UDLAP, se ha esforzado en americanizarse bastante–. Tenemos equipo de fútbol americano, las pom-pom girls, y colegios residenciales (que será lo más parecido a dormitorios que alguna vez tendremos). Incluso los edificios, con su estilo colonial, tratan de imitar a Harvard y a Yale. Están las bandejas en el comedor, e incluso decimos syllabus en lugar de plan de estudios o cosas así.

Aún así, las diferencias son notorias. Tal vez muchos vienen esperando grandes fiestas, donde se ponen hasta la madre, tienen sexo salvaje y después conocen al amor de su vida. Además, no hay que olvidar los miles de amigos que tendrás y cómo podrás balancear escuela y las fiestas de proporciones bíblicas a las que esperas ir o, en su defecto, antros de la 14.

Sin embargo, todo esto es una percepción distorsionada que tenemos. La verdad es que mucho de esto no va a pasar, o pasará de otras formas que no lucen tan glamurosas en la vida real. Luego ni tiempo o ganas dan de pasar todo el fin en fiestas cuando tienes mil trabajos (aunque algunos dirán que este punto es discutible, sobre todo para los que no hacen nada o lo dejan todo al último momento).

Por lo tanto, deberíamos enfocarnos en sacar el mayor provecho de la universidad, que será la última zona de confort que tendremos, en vez de ilusionarnos con falsas expectativas. Tal vez, entonces, vivamos la experiencia universitaria a nuestra manera, sin referentes falsos e irreales.

Liliana Sánchez Villanueva
liliana.sanchezva@udlap.mx

Last modified: 10 Noviembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *