Inhalemos alcohol

Written by | Loop, Opinión

loop

Algo que no deja de sorprenderme es el ingenio que tienen las personas para crear una nueva forma de tomar alcohol. En realidad, no acostumbro pasar mis noches de fin de semana en aquellos antros o bares como muchos suelen hacerlo, cuando llego a ir, cada vez hay una nueva forma de tomar —que si beerpong, escorpión, embudo, reversa y demás—, mi asombro no deja de surgir. No hace mucho tiempo, encontré la tendencia de inhalar alcohol.

Me parece absurdo pensar que hacer esto sea algo saludable o menos dañino, sin embargo hay quien sí lo ve así. Afirman que al inhalar alcohol no consumes las calorías que este tiene. Pero lo que más me asombra son aquellos que dicen que no pasa nada, que es el mismo efecto sin tantas repercusiones, en lo que no podrían estar más equivocados.

El alcohol daña demasiado el estomago y esto puede causar vómito, lo que limita la cantidad que se ingiere. Al inhalarlo, este efecto no sucede, pues nunca pasa por el estómago, lo que genera que se ingiera más alcohol. Cuando esto sucede, se puede llegar a experimentar dificultad al respirar pues los pulmones se lastiman en gran medida, y la pérdida de conocimiento es muy grave. Si es algo que se realiza mucho, los pulmones se pueden llegar a lastimar permanentemente y empiezan los problemas respiratorios, sin mencionar ansiedad, escalofríos y convulsiones.

La evolución ha adecuado al cuerpo humano para sobrevivir en el medio ambiente en el que se encuentra, resistir toxinas, combatir infecciones de diferentes agentes, poder asimilar, absorber, procesar y metabolizar diferentes biomoléculas que nos sirven para crecer, movernos, respirar, pensar; incluso ha desarrollado mecanismos de defensa para proteger al cuerpo de agentes tóxicos, como el alcohol.

La circulación sanguínea de nuestro cuerpo está diseñada de tal manera que todo lo que se absorba mediante el sistema gastrointestinal (glucosa, proteínas, lípidos y otras moléculas como el alcohol) pase a la sangre, la cual llega directamente al hígado. Este tiene como función metabolizar dichas biomoléculas, las sustancias toxicas son metabolizadas y eliminadas antes de llegar a otros órganos más sensibles, como el cerebro. Todo esto de gran importancia no sucede cuando se inhala alcohol y llega directo al pulmón, generándose así, otro proceso. Debido a los numerosos vasos sanguíneos en los pulmones, llega una gran cantidad de alcohol al torrente sanguíneo en poco tiempo. Del pulmón llega al corazón, de ahí al cerebro y, antes de llegar al hígado para que se metabolice y sea eliminado del cuerpo, matará neuronas y pasará por otros órganos.

Desafortunadamente, nos interesamos muy poco por saber cómo es que funciona el cuerpo humano. Y es por esto, por esta ignorancia que llegamos a caer en hábitos dañinos y tontas ideas acerca de ellos. Querido lector: si llegas a realizar esta —supuestamente divertida e indefensa— actividad y estás pensando o llegó a pasar por tu cabeza una idea como “está exagerando, no pasa nada”; solo recuerda que por más joven que estés, por más divertido que se vea, una vez dañado el cuerpo es difícil recuperase. Por más joven que parezcas, todo tiene consecuencia, si no la hay hoy, la habrá en un futuro.

Paola Osorio
paola.osorioer@udlap.mx

Last modified: 2 Noviembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *