Nuestro presidente psicólogo

Written by | Flechas Rayadas, Opinión

“Quienes les digan que vivimos en un país que está en crisis, crisis es seguramente lo que pueden tener en sus mentes.”

Enrique Peña Nieto (2017)

Indudablemente, en el imaginario del señor presidente, no existe crisis palpable en el país. Es decir, si tiene razón, más de 100 millones de mexicanos (incluyéndome) necesitan ayuda psicológica inmediata. En este punto crítico nos cuestionamos: ¿acaso el colectivo mexicano tiene un desorden mental sistematizado, o el presidente tiene un problema discursivo constante?

Una cosa es bastante cierta: nuestro no tan querido Ejecutivo, tiene esta peculiar tendencia a declarar o decir cosas en público que repercuten en la gracia de unos, y en el coraje de otros. Todo para que después, estas frases caigan como bombas directas a la estadística de su popularidad.

¿Una gran mentira? ¿Error de discurso? ¿Burla hacia la oposición? ¿Cinismo puro? Probablemente es un simple problema de percepción. No culpemos a nuestro presidente, es posible que él no haya tenido contacto directo con la amplia gama de problemáticas que vive nuestra compleja nación. Digo, no es como que sea mera obligación del presidente estar enterado de estas. Él no es el único; no es novedad que muchos sectores y personas de este país, se desentiendan de la realidad que acecha a la mayoría de la población (las barreras entre estratos sociales son muros más peligrosos que el de Trump, ya que nos obligan a separarnos en diferentes visiones de nuestro entorno común).

Por si las dudas, podemos adentrarnos en nuestras mentes tan creativas, para imaginar en qué tipo de crisis México podría estar inmiscuido. A ver, pensemos: social, política, educativa, sindical, migratoria, de desigualdad, de desarrollo, de pobreza, de inseguridad, de género, discriminatoria, demográfica, en la relación bilateral México-Estados Unidos, de libertad de expresión, de libertad de prensa, medioambiental, de impunidad, de corrupción, de ingobernabilidad, entre otras cuantas. ¡Qué más da!, lo importante es que solamente “están en nuestras retorcidas mentes” …

No es como que, con el salario mínimo, a mucha gente no le alcance. No es como que la frontera esté tapizada de muertos. No es como que, en la sierra, niños se mueran de hambre. No es como que el crimen organizado nos trae bien madreados. No es como que el 21% de la riqueza nacional esté concentrada en tan solo el 1% de la población. No es como que en el país miles de migrantes estén desaparecidos. No es como que cada año, tengamos un crecimiento no mayor al 2%. No es como que los periodistas sufran de violencia y amenazas por hacer su trabajo. No es como que las élites se perpetuen en el poder. En fin, no es como que muchos, muchos en este país sufran y padezcan todos los días.

También hay que ser objetivos, nuestro México también tiene cosas hermosas. Y es cierto, ni todo lo malo es culpa del gobierno o de quien lleva el timón del país, ni tampoco todo lo bueno lo es. Es todo un escenario de muchos actores (aquí aparecemos todos los mexicanos) interactuando, funcionando a veces y haciendo un desastre en otras.

El problema aquí, es ver cómo la figura del presidente se toma a la ligera en el discurso todo esto, quebrando la responsabilidad propia y extraña de sacar este barco a flote. Quisiera pensar, que lo ideal sería reconocer lo que sucede, ser abierto y empático, dar un panorama claro a tu pueblo de lo que está pasando. En fin, pero creo que ese escenario únicamente está en mi mente…

Ray Ricardez
raymundo.ricardezga@udlap.mx
@RayRicardez

Last modified: 4 Abril, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *