Aplicaciones y retos del interfaz cerebro-computadora

Written by | Ciencias

La doctora Rocío Salazar Varas compartió el funcionamiento y las aplicaciones de la interfaz cerebro-computadora.

El uso del interfaz cerebro-computadora en la neurorrehabilitación podría convertir todo lo imaginable en una realidad. Este interfaz utiliza la actividad cerebral para controlar algún dispositivo; el registro de esta actividad cerebral emplea la técnica de encefalografía mediante el uso de un conjunto electrodos, los cuales son colocados sobre el cuero cabelludo del sujeto.

Para comprender mejor el uso de este interfaz se impartió la plática informativa Interfaz cerebro-computadora a cargo de la profesor del departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica,  doctora Rocio Salazar Varas, y organizada por este departamento junto con la Mesa Directiva de Ingeniería Biomédica el 26 de octubre de 2017.

Salazar Varas es egresada del Instituto Politécnico Nacional de la licenciatura en Ingeniería Biónica, posteriormente obtuvo los grados de maestría y doctorado en ciencias en el área de ingeniería y física biomédica, ambos por parte del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional; su interés de investigación se enfoca especialmente en las señales de electrografía aplicadas en el interfaz cerebro-computadora.

Respecto al funcionamiento del interfaz, la doctora Varas explicó que primero se tiene que registrar la actividad cerebral de una persona cuando realiza una actividad en específico; este registro se debe hacer varias veces porque los resultados nunca serán los mismos, pero ayuda a crear un reconocimiento de patrones. Así se realizan registros para diferentes actividades y al final se utilizan esos registros en un sistema inteligente; de manera que cuando una persona se imagine algo, mediante el registro de la actividad cerebral de la persona, el sistema sabrá de qué actividad se trata y emitirá un comando para que la actividad se realice.

De acuerdo con la académica, una de las aplicaciones que ya existen gracias el interfaz cerebro-computadora es en el brazo robótico, en donde la persona solo tiene que imaginar que su brazo se mueve para que el brazo robótico se mueva también, si la persona deja de imaginar que mueve el brazo entonces el brazo también se deja de mover. Este funcionamiento también es aplicado en el uso de silla de ruedas, en donde la persona solo tiene que imaginarse en movimiento para accionar la silla. Las aplicaciones de este interfaz no solo son médicas, también se utiliza para controlar personajes virtuales, la persona solo tiene que pensar en alguna actividad y el personaje en la pantalla lo realiza, esta aplicación incluso puede ayudar a controlar trastornos de ansiedad o déficit de atención mejorando su concentración.

En el ámbito de la neurorrehabilitación, el interfaz cerebro-computadora puede ayudar a fomentar conexiones cerebrales. Cuando una persona pierde movilidad en alguna extremidad estas conexiones se debilitan, poniendo a la persona en un ambiente virtual en donde imagine que mueve la extremidad dañada, el personaje en la pantalla la moverá; con ello las conexiones cerebrales que provocan ese movimiento no se debilitarán.

Las aplicaciones y avances del uso del interfaz cerebro computadora aún siguen desarrollándose y buscando mejoras. Entre los avances que se quieran realizar, la doctora Rocío Salazar mencionó que está diseñando una interfaz en una computadora para el control de un cursor de modo que no se necesite el mousse para realizar acciones en esta, y espera en un futuro implementarlo en la Universidad.

Roxana Montserrat Rodriguez Alfaro

roxana.rodriguezao@udlap.mx

Fotógrafo: Sara Achik 

Last modified: 30 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *