Dispositivo convertidor de energía de olas patentado por la UDLAP

Written by | Ciencias

En la plática informativa Energía y las Olas, el doctor Pedro Bañuelos habló de fuentes contaminantes, energías renovables y el prototipo que desarrolló en 2015.

Para introducir el tema, el profesor del Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica, Pedro Bañuelo Sánchez, habló de la sobrepoblación mundial y en México, y cómo este problema se agrava debido a que toda esa gente tiene necesidades energéticas que generan una fuente de contaminación ambiental.

Una de las posibles soluciones a la polución de los automóviles es el uso de automóviles eléctricos. Pero Bañuelos Sánchez encuentra un problema con esta reparación: requiere energía. El profesor mostró que en 2014 el 78.29 por ciento de la energía en México provenía de combustibles fósiles, a pesar de ser un país rico en sol la energía fotovoltaica generaba el 2.2237 por ciento de energía, y la suma de energías eólicas de CFE y de productores independientes producía el 0.74811 por ciento. Esto significa que si la posible solución a los problemas ambientales sería el auto eléctrico, se precisaría consumir más electricidad y para generar más electricidad se necesitaría quemar más petróleo; “entonces estamos en el mismo problema”, concluyó el ponente.

El catedrático informó que el movimiento perpetuo del agua de mar puede ser aprovechado para generar energía. “Todavía no dominamos al mar. Sin embargo, se han hecho ya dispositivos que han estado tratando de recuperar la energía del mar”, el profesor notificó que se llaman convertidores de energía de olas (WECs). Los esfuerzos por crear un dispositivo que sea capaz de recuperar la energía se pueden clasificar en atenuador (aparatos que cabalgan las olas), amortiguador (instrumento flotante en un solo punto) y el dispositivo que intercepta las olas. Los casos de éxito de estos tipos son Pelamis, Powerboy y Salter’s Duck, respectivamente. El primero fue retirado del mar hace seis meses y el tercero no es viable porque no resistiría la fuerza del mar. No obstante, hay otros ensayos que no caen en esas categorías como el WEC brasileño, el Sistema CETO y el WEC tipo alfombra. El doctor puntualizó que todos ellos tendrían efectos para la naturaleza marina, pero es menor.

México tiene las condiciones para intentar implementar un convertidor de energía de olas, pues cuenta con 11, 122 kilómetros de costa con olas de diferentes magnitudes promedio de amplitud. Estas diferencias provocarían que no se pueda colocar en cualquier lado o que se fabrique un dispositivo adaptado para recuperar la energía que se pueda recuperar de cada región, “nos queda un montón de investigación”.   

Todos los WECs mencionados anteriormente están subordinados al movimiento oscilatorio de las olas, dependen de aceites para poder hacer la compresión continua y son costosos. Al notar esto, el profesor y un estudiante de tesis de la UDLAP tuvieron la iniciativa de hacer uno que genera potencia a través de los golpes de las olas. Después de lograrlo, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgó la patente UDLAP No: MX 329592 B a la Universidad.

Su idea es que cuando la ola vaya hacia la costa hará que las aspas, que enfrentarán el golpe, giren en un sentido y cuando el agua regresa las aspas rotarán en dirección contraria. Lo que ellos patentaron fue un sistema mecánico de engranes unido a las aspas que al final se conecta a un generador eléctrico girando en un solo sentido. “Aún queda mucho por trabajar”, dijo el doctor pues únicamente cuentan con un prototipo demostrativo, no tienen los recursos para un prototipo a escala que soporte el mar. Él indica que el siguiente paso es ya meterla al mar, pero “uno de los grandes obstáculos para seguir desarrollando es el presupuesto”.  

Antes de finalizar la plática el profesor mostró que a pesar de que en 2015 México contó con 23 mil 316 miembros del Sistema Nacional de Investigadores ese mismo año sólo hubo mil 364 solicitudes de patente, además el país cuenta con mil 144 universidades públicas y dos mil 22 universidades privadas, “tenemos un montón de gente que puede hacer algo importante en este país”, infirió.

La plática informativa tuvo lugar el 25 de octubre de 2017 y la presidente de la Mesa Directiva Ingeniería Biomédica Mariel Velázquez Mier dijo que el objetivo de las pláticas multidisciplinarias que ha habido en el campus es que “los jóvenes sepan que en el departamento hay profesores con proyectos muy diversos”. En el caso de Energías y Olas el fin es que estudiantes “sepan que ingeniería también puede ver la parte de energías renovables”.  

Erika Contreras Vieyra

erika.contrerasva@udlap.mx 

Fotógrafo: Renata Ortega

Last modified: 29 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *