¿El chico malo? No, gracias

Written by | Opinión

Hace unos días me enteré que iban a lanzar la reedición de After, una popular saga juvenil escrita por Anna Todd. La saga trata de la historia de amor de Tessa y Hardin, la cual es de las relaciones más tóxicas que he leído en la literatura juvenil. La noción de “el chico malo” como el novio perfecto, que se redime por la heroína, se ha vuelto tremendamente popular desde hace algunos años.

Este personaje se representa como el epítome de la masculinidad. Tiene todas las características deseables, que incluso pareciera una fórmula reciclada una y otra vez acerca de cuán “perfecto” es. No solo tiene un envidiable físico, chaqueta negra y una moto, también tiene un pasado tortuoso con el que se justifica la actitud prepotente, arrogante y violenta hacia las personas y sobre todo a la chica, quien, en este caso, es el interés romántico.

Esto no es nada nuevo, tanto en el cine, televisión y otros productos mediáticos, esta concepción de chico malo se ha vuelto tremendamente popular, en el que este “macho alfa” es celoso, controlador y posesivo. Estas características no hacen más que validar para la chica el nivel de amor y devoción que tiene hacia ella. Sin embargo, esta representación de romance es sumamente tóxica. Como menciona Igartúa sobre los efectos de la violencia en los medios: “Muchos sujetos pueden considerar, tras observar el comportamiento agresivo de los protagonistas, que puede ser legítimo intentar resolver los problemas interpersonales mediante una actuación violenta”.

Hablando de relaciones amorosas, se vuelve un problema de legitimación de violencia de pareja. Por lo que este tipo de relaciones, donde el “chico malo” tiene comportamientos agresivos como golpear o insultar a cualquier chico que mire a su novia, advertirle que si usa cosas como “faldas” él no responde, solo romantizan la idea de que, dependiendo de su nivel de posesividad y violencia, será la medida en que se ama. Esta representación solo genera tener una percepción distorsionada de qué es el amor y el respeto en pareja.

En esta realidad, donde las acciones y el comportamiento agresivo no importa porque al final el amor lo puede todo y todo termina en un felices para siempre. Esto sesga el entendimiento de que realmente pasa cuando la otra persona es violenta y posesiva. Por esto es importante no legitimar el estereotipo del chico malo como el ideal de una relación, solo estamos normalizando este tipo de relaciones abusivas y perpetuando una idea errónea de una relación.

Liliana Sánchez Villanueva

liliana.sanchezva@udlap.mx

Last modified: 19 febrero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *