Los Aztecas de baloncesto cazaron águilas en el Nido

Written by | Deportes

Es el día del Clásico Poblano; día de básquetbol universitario entre los Aztecas de la UDLAP y las Águilas de la UPAEP. Es viernes 9 de febrero y a tan solo algunos minutos antes de las 17:00 horas, cerca de las instalaciones de la UPAEP, se observa una fila que ocupa tres cuartas partes de la calle, para comprar boletos. 17:30 hrs.: se da el acceso a prensa y me adentro en la duela de un calmado Nido. En pocos minutos las gradas comenzarán a llenarse.

De a poco empiezan a entrar puras camisetas rojas. Mientras observo a todos lados, solo hay un puñado de personas que visten de verde.

Falta una hora para el silbatazo inicial, ya no hay espacios en las gradas, los asistentes que siguen llegando, comienzan a buscar un lugar en el suelo, y a un costado de la grada visitante, se colocan la mayor parte de los aficionados Aztecas.

Los últimos 60 minutos se pasan volando, el sonido local anuncia la alineación de los Verdes. Empiezan los abucheos. De pronto, aparece un grupo de niños formando fila y uno a uno se presentan los jugadores de las Águilas, todo un show. Aparece Iván Montano (#9), el mejor jugador de la UPAEP. La grada local estalla en aplausos, honor a quien honor merece. Los locales visten su típico uniforme color rojo, mientras que la UDLAP salta a la duela con color anaranjado.

19:00 horas: el balón está en el aire y comienza el juego. “¡Verdes!”, grita la porra Azteca. Me les uno al grito de apoyo pero inmediatamente los locales responden, “¡UPAEP!”. Nos superan en número, se nota que no estamos en el Moe.

 

Los Aztecas anotan primero. Inmediatamente responden los de rojo. Iván Montano (#9), de la UPAEP, es escurridizo. Constantemente, los Verdes cambian a su defensor. Gabriel Vázquez (#4) de los Aztecas, no se cansa de anotar en el primer cuarto; los visitantes se quedan con el.

Empieza el segundo cuarto, los Aztecas juegan mejor. Defense!, la grada local le da ánimos a su defensa para que eviten a toda costa los encestes del rival. Los Aztecas coquetean con el aro y este cede muy fácilmente ante cualquier intento. Antes del medio tiempo, Gabriel Vázquez (#4) regala una pincelada y se cuelga del aro para enfurecer a la grada local.

Score: 42 a 35, al descanso. Los visitantes van ganando y ambos equipos se van a los vestidores. Las personas aprovechan para levantarse, estirarse, comprar algo de comer o visitar el baño. Unos minutos después, ambos equipos regresan a calentar antes de que se reanude el encuentro.

Arranca el tercer cuarto, las Águilas juegan mejor y empiezan a recortar la ventaja. Los gritos, abucheos y porras, alientan a las Águilas a no darse por vencidos. Parece que funciona, sería imposible de creer pero el partido aumenta de intensidad y se empata a 50 puntos.

La intensidad se mantiene en el último cuarto, que arranca con empate. Los Verdes no buscan arriesgar de más, pero los de rojo están empeñados en evitar la derrota. Los visitantes empiezan a despejarse nuevamente. Restan 4 minutos y los Aztecas se colocan a 10 puntos de diferencia. El grito de “¡UPAEP, UPAEP!” se escucha cada vez menos. La grada visitante aprovecha para escucharse más que nunca.

Quedan pocos segundos, los de verde ganan por 4 puntos. Larry Flores (#8) roba el balón y anota para los Aztecas, el Nido enmudece. El tomahawk hace su aparición y el grito de “¡Verdes!” se escucha cada vez más fuerte. Sin embargo, las Águilas todavía no están dispuestos a perder el encuentro. Los locales anotan un triple y se ponen a una posición del empate. Última jugada para la UDLAP, pero no hay tiempo para más. El árbitro pita el final. Los de naranja se llevan la victoria y celebran ante el silencio de los locales.

Score final: 74 a 71. La gente aplaude ante el gran juego que acabamos de ver. Ambos equipos se van a los vestidores y poco a poco se empiezan a vaciar las gradas. Una vez más, el Clásico Poblano se lo llevó la UDLAP.

Carlos Iván Bernal Moreno

carlos.bernalmo@udlap.mx

Fotografía: Daniel Pavón Balcázar

Last modified: 11 febrero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *