AMLO y el Congreso

Written by | Opinión

El 29 de agosto de 2018, el Congreso de la Unión se renovó en su totalidad y la legislatura LXIV entró en funciones. Estamos ante un nuevo congreso que tiene una particularidad en comparación a las últimas legislaturas: se deben a un hombre.

Morena iba a tener 191 diputados, sin embargo, la nueva legislatura cuenta con 247 diputados de Morena. Esto se deba a que el PT y el PES  (miembros de la coalición “Juntos Haremos Historia”), perdieron a varios miembros que decidieron ir con el partido del presidente electo.

A las primeras horas de rendir protesta, todos los miembros de la coalición corearon a gritos: “es un honor estar con López Obrador”. Es impresionante, ver un recinto que hace 13 desaforó y trató de matar políticamente a López Obrador, estar rendido a sus pies.  

Contando a todos los legisladores de la coalición “Juntos Haremos Historia”, López Obrador tendría el apoyo de 307 diputados y 69 senadores, mayoría absoluta en ambas cámaras. Pero aún no podrían realizar reformas constitucionales con estos números, se necesitan ⅔ partes del congreso, es decir 334 diputados y 69 senadores.

Sin embargo, dudo mucho que la próxima administración no consiga los votos que le faltan, son relativamente pocos y ya el Partido Verde le ofreció su apoyo, al igual que Movimiento Ciudadano. Este último no apoya toda su agenda pero están dispuestos a apoyarlo en ciertos temas.

Decir que Morena tiene una mayoría no es suficiente, Morena tiene un dominio del poder legislativo y en términos reales, López Obrador tiene ese dominio, todos y cada uno de los miembros de la coalición que hoy están en el congreso se lo deben a él. La coalición llegó a números históricos por la confianza que la gente le tiene a López Obrador.

Muchas personas se preguntan qué motivó a los electores a votar de esta manera, qué los llevó a ignorar los perfiles y elegir simplemente al partido que postuló a López Obrador. Creo que la respuesta es más sencilla de lo que parece: no quieren un presidente de adorno.

Bien lo escribió Jesús Silva-Herzog en El País antes de la elección: “Se le acusó de ser el gran peligro para México. Después de doce años de sangre y mugre, de violencia y corrupción, es claro que para los electores mexicanos no hay mayor peligro que la continuidad”.

Esta elección se definió entre una dualidad simple: cambio sí o cambio no. La población decidió, por esta razón el Congreso está a los pies de López Obrador, diputados y senadores saben que no los eligieron a ellos, sino a él.

 

Alexis Murillo Corona

alexis.murilloca@udlap.mx

@Mc1998Alex

 

Last modified: 4 septiembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *