Exigencias que aprietan

Written by | Opinión

Tengo una presión encima. Es muy difícil de describir pero no me acuerdo de un tiempo en que no estuviera presente. Desde la primaria he tenido a un adulto mayor diciéndome que sea creativa y original, pero también tenía que serlo de una manera documentada para mi récord permanente. Así siguió en secundaria, prepa y ahora la universidad, la única diferencia es que ha subido de intensidad con el paso del tiempo.

Muchas veces esta presión de lograr una superación personal pero al mismo tiempo siendo económicamente exitoso, como lo fue en mi caso, no es puesta por los padres. Puede ser un maestro, otro familiar o inclusive compañeros que ya fueron presionados. Mientras más hablo con gente de mi edad, más veo la presencia de esta. ¿Por qué? Porque estamos en una sociedad que fomenta este tipo de pensamiento.

Como está estructurado nuestro sistema educativo permite solo la excelencia de un cierto tipo de personalidad y lo que es peor se fomenta el logro personal a toda costa. No importa cual sea el precio, tienes que buscar ese diez. No importa si no has dormido toda la semana, es tu responsabilidad para sacar el mejor promedio. Sin ese diez, dile adiós a un futuro económico digno.

Esto que nos enseñan hace que cuando salgamos a trabajar, pongamos nuestra salud, nivel de estrés y felicidad como segundo plano. Cosas que son de igual o superior valor a la excelencia laboral. Comenzamos a pisotear a los demás porque nos enseñan que nuestro éxito va por encima de los demás. Hay que decirles adiós a los padres helicópteros y redefinir nuestras prioridades. Si no, ¿qué tipo de generación estamos creando?

 

Anna Gabriella Cavagliano Martínez

anna.cavaglianomz@udlap.mx

@AnnaGabriellaCM

 

Last modified: 9 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *