¿Ajonjolí de todos los moles?

Written by | Opinión

Una pregunta constante en Economía es cómo podemos asignar recursos limitados para satisfacer deseos y necesidades ilimitadas. ¿Qué pasa cuando algunos deseos no se pueden satisfacer? Digo, uno que definitivamente no he podido saciar es mi deseo de conocimiento, y el reciente concurso de improvisación teatral “El Improvisador Más Débil” me ha hecho pensar en eso. Al juntar declaraciones para la nota sobre el evento, dos respuestas con una idea en común me llamaron la atención: adquirir diversos conocimientos y no enfrascarse en un solo campo son quizá más importantes que la especialización misma.

Por lo que pude ver en “El Improvisador Más Débil”, es importante al menos interesarse en incursionar en campos nuevos. El conocimiento no es algo que se genera al guardarse ideas o habilidades, sino al compartirlas y dejar que se enriquezcan por las experiencias de otros. Incluso hay veces en las que habilidades o el interés en algún campo pueda complementar a otros campos. Por decir, la expresión escénica puede servir como desahogo o puede ayudar a generar estrategias para hablar en público, la última siendo una habilidad esencial en áreas de Negocios. Ejemplos de cómo las disciplinas más opuestas pueden complementarse hay muchos, pero de ello es importante recuperar algo: quien busca diversificar sus conocimientos es porque se le ha fomentado bastante el aprender.

Tal vez los principios del Taoísmo y el viejo refrán “el que mucho abarca poco aprieta” sugieran no llenarse de conocimiento, pero lo cierto es que el mundo está cambiando y se necesitan profesionales con más habilidades desarrolladas que solo las propias de una profesión. Hay que buscar cómo añadir valor a lo existente en nuestros campos trayendo nuevas ideas y nuevos conocimientos, pero también hay que saber cómo aplicarlos eficazmente. A final de cuentas, no hay que ser envidiosos con el conocimiento, pero hay que ser prudentes en cómo usarlo. No vaya a ser que por querer amasar todo el conocimiento del mundo nosotros solitos nos hagamos bolas.

 

Ann Cervantes Trejo

antonio.cervantesto@udlap.mx

@ac_trejo21

Last modified: 28 febrero, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *