¿Alguna vez has acusado a alguien por venganza?

Written by | Ágora

“¡Culpable!”, “¡infiel!”, “¡cuélguenlas!”: epítetos bastante desagradables hoy día, pero que en el Día del Teatro de 2019 ambientaron la Sala de Artes Escénicas de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) para celebrar el estreno de El Juicio.

Bajo el mando de Daniel De la O, director escénico invitado, estudiantes de los últimos semestres de la Licenciatura en Teatro dieron vida al pueblo puritano de Salem en esta adaptación libre de la obra Las Brujas de Salem de Arthur Miller.

La obra empieza cuando una tarde el párroco de Salem, Samuel Parris (Edwin Martínez), descubre a su hija Betty (Dayanne Carrasco), su sobrina Abigail Williams (Frida Mancilla), otras niñas y su esclava Tituba (Génesis Robles) bailando en el bosque de una forma bastante misteriosa. Al día siguiente, Betty Parris empieza a actuar de forma extraña, como si estuviera poseída. Debido a eso, Sam Parris decide traer al reverendo John Hale (Ken Montoya) para averiguar qué está sucediendo. Tras la llegada de Hale, una serie de mentiras, acusaciones y venganzas causarán caos en el pueblo y terminarán llevando a la horca a gente inocente, o tal vez no tanto.

Una temática vigente

La puesta en escena de este clásico puede que se deba a que “algo está pasando. La sensación de ser enjuiciado sin evidencias o de estar acusando al otro… algo está pasando que resultó el texto pertinente y la obra pertinente para este momento” (sic), comentó Daniel De la O. Si bien el texto original parte de una alegoría al macartismo inspirada por un hecho histórico, la pregunta a considerar hoy día, según Edwin Martínez, es “¿hasta qué punto puede llegar tu mentira?”

En El Juicio se muestran todas las consecuencias que una mentira provocó sobre un pueblo, como caos e histeria masiva, y las actuaciones reflejaron estas situaciones. Hasta cierto punto, se podía ver un descenso a la locura, mientras los personajes acababan entre la espada y la pared gracias a la mentira.

Otro tema, mencionado por el Mtro. Martín Balmaceda, fue el de la libertad de creencia. De forma explícita, la libertad de creencia se expresa en el conflicto de puritanismo contra “brujería”. Debido a que la creencia en la brujería se veía como algo malo, debía ser eliminada. Esta restricción de libertad de creencias es lo que propicia a que la gente de Salem empiece a mentir y hacer acusaciones falsas sobre los otros pobladores, con tal de evitar ser “gente mala”.

El Juicio es un nuevo giro a un clásico. Se trató de una obra que dejó a la audiencia tensa por la calidad de las actuaciones, pero también por la temática que invita a reflexionar. Los estudiantes y académicos de la Licenciatura en Teatro invitan a que sigan apoyando y asistiendo a las puestas en escena dentro de la Universidad, pues el teatro, más que buscar separarnos de la realidad, nos la muestra de muy creativas e inesperadas maneras.

 

Ann Cervantes Trejo

antonio.cervantesto@udlap.mx

Last modified: 3 abril, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *