Pequeña plática con Enrique Garnica 

Written by | Ágora

Siendo la tercera sesión del Ciclo de Charlas de este semestre, el 17 de octubre a las 16:30 hubo una plática con Enrique Garnica por parte de la Licenciatura en Artes Plásticas. El artista visual contemporáneo nacido en Pachuca, Hidalgo ha expuesto sus piezas en varios países, como México, Argentina, Estados Unidos, Canadá, Japón y Corea; e incluso ha sido acreedor a la medalla “México al mérito” de la Fundación Latinoamericana.  

Los estudiantes solo ocuparon un poco más de la mitad de HU-314. Al apagarse las luces, se dio inicio a la presentación y Garnica comenzó a leer sus diapositivas antes de recordar que no se había presentado, lo cual provocó un poco de risa para todos los presentes, él incluido. Empezó hablando de sus 10 “Máximas” del arte que, para él, son, en esencia, como sus 10 mandamientos. Habló de la evolución de estos y como le permitió “quitarse la venda” a la hora de hacer arte.

Con uno de sus mandamientos: “el arte no pide permiso”, con lo cual argumentó que no hay que dejar de hacer arte por miedo a ofender, a veces sin querer, a alguien. A continuación, cuando presentó algunas de sus obras y sus temas preferidos: política, religión, sexo, la mujer, ecología, etc. Sus propuestas pueden llegar a ser controversiales, aunque interesantes a la vez.  

De igual manera, platicó un poco sobre su proceso creativo, muy estructurado y hasta matemático, ya que hace una “red de diseño” a la hora de armar la composición de sus piezas con, por ejemplo, arcos parabólicos. El mismo artista, en tono bromista, mencionó que le gusta tener todo planeado “por lo autoritario que es”, además de que lo que lo impulsa a hacer arte es el proceso del diseño en sí. El público en esta sección igual aprendió que a Garnica le gusta trabajar en dimensiones grandes, su relación con otras formas de hacer arte (como el digital), así como el juego que hace entre el humor y temas serios como la política. 

El resto de la plática fue ir pasando fotos de sus piezas y hablando un poco de éstas y, a veces, de su proceso o historia detrás, entre ellas una que involucraba a un sacerdote quien, aparentemente, se robó una de sus piezas. Ya muy avanzada la sesión, llegó un punto en el que, aunque se mostrara una pieza, no se hablaba de esta y se pasaba a la siguiente.  

Para concluir la sesión, después de la ronda de preguntas con los asistentes se le entregó un obsequio conmemorativo de su participación y con esto se despidió Enrique Garnica.

Fernanda Almaraz Loaeza  

fernanda.almarazla@udlap.mx 

Last modified: 21 octubre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *