Simpleza

Written by | Literatura, ahora, Opinión

literatura

En los idiomas y lenguajes, por lo general, se consideran a los más simples como los más avanzados o evolucionados. No por nada, cada vez hay más abreviaciones. Un claro ejemplo es el inglés, que posee muchas formas de decir o escribir algo, pero que la más sencilla termina siendo la más empleada a nivel coloquial. Es justamente este idioma uno de los considerados más modernos, ya que alcanza una simpleza mayor a muchos otros idiomas.

El español es un caso bastante diferente. En primer lugar, en los últimos años se ha visto bombardeado por palabras de otros idiomas (especialmente el inglés) ya que, por desgracia, la mayoría de innovaciones tecnológicas que marcan cambios sociales han sido creadas y primero adaptadas en países extranjeros. Por esta razón decimos “checar” en lugar de “revisar”, twittear, “ponle play”, smartphone, entre muchos otros. Esto no quiere decir que esté mal; sin embargo, no causa un cambio interno, sino una adaptación del mundo externo al interior de la lengua española.

Otro factor más en la historia es la Real Academia Española. El inglés no posee ninguna institución capaz de prohibir, ridiculizar, aceptar o rechazar nuevas palabras o formas del habla. En cambio, en español esto sí sucede. Si la Real Academia dice que “éste” y “este” ya no llevan ambos acentos (sólo en el caso de ambigüedad), ya no lleva. Si tu maestro de Español I o II te decide bajar un punto por esto, puedes enseñarle el artículo de la RAE y se verá obligado a aceptarlo, ya que esta institución rige nuestro idioma. Cabe de nuevo aclarar que la oralidad siempre supera en adaptación a la escritura, por esto, la RAE también se ha adaptado y aceptado términos nuevos que surgieron del habla.

Quiero dejar un poco más claro esto de la evolución de los idiomas. Del latín derivaron lenguas como el francés, italiano, español, entre otras; este no usaba artículo, preposiciones casi tampoco y existían seis declinaciones. El tiempo y los hablantes fueron cambiando el lenguaje hasta llevarlo a cosas mucho más sencillas.

El futuro de los lenguajes es mantenerse amigables y comprensibles para todas las personas. Atenuarse al cambio y adaptarse a todo lo nuevo que suceda dentro de la sociedad. Lo que se ha perdido en los lenguajes (exceptuando casos como la “h” inicial y otras excepciones) es lo más complicado y lo no usual. Ahora se espera lo mismo, buscar que nuestro idioma sea cada vez mejor, y, a su vez, más sencillo. Por esta razón las últimas medidas de la RAE han sido eliminar acentos diacríticos; buscando, como otros idiomas, el adaptarse al cambio y ser cada vez más simple (pero no menor de forma peyorativa).

Rodrigo Lichtle Ventosa
rodrigo.lichtleva@udlap.mx

Last modified: 22 noviembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *