Crónica: Triunfo azteca en el Nido

Written by | Deportes

DSC_2100Es miércoles y faltan algunos minutos antes de las 5 de la tarde, cerca de las instalaciones de la UPAEP, se pueden observar dos filas: una para comprar las entradas y otra para entrar a la cancha. Logro entrar al Nido y encuentro un espacio en la zona de en medio con mis papás y mi hermano. Observo a todos lados, soy el único punto verde entre un mar de chicos con playeras o sudaderas rojas.

Son las 17:33 del 22 de febrero, ya no hay espacios en las gradas, los asistentes que siguen llegando empiezan a buscar un lugar en el suelo, falta hora y media para que empiece el partido. “Juegan los 2 mejores equipos del estado”, comentan dos personas detrás de mí.

De pronto se empiezan a aparecer algunas sudaderas verdes y naranjas, ya no somos los únicos. La porra Azteca se coloca cerca de la banca de los visitantes. En la parte media llama mi atención una persona con todo tipo de instrumento:s tambores, maracas, cornetas, matraca, bocinas y micrófono; es el encargado de guiar la porra local.

El sonido local anuncia la alineación de los Aztecas. Empiezan los abucheos. De pronto, se apagan las luces y uno a uno se presentan los jugadores de las Águilas al son de “Welcome to the Jungle”, todo un show.

DSC_2104

Las 7 en punto, el balón está en el aire y comienza el juego. “¡Verdes!”, grita la porra Azteca. Me les uno en el grito de apoyo, pero inmediatamente los locales responden. “¡UPAEP!”, nos superan en número, se nota que estamos de visita.

Los Aztecas anotan primero. Inmediatamente responden los de rojo. Iván Montano Macías, número 9 de la UPAEP es escurridizo, constantemente los Verdes cambian a su defensor. Gabriel Vázquez, número 4 de los Aztecas, no se cansa de anotar en el primer cuarto, pero los de rojo ganan el primer round.

Empieza el segundo cuarto, los Aztecas juegan mejor. En los tiros de falta de los de Verdes se escucha aquel famoso insulto. Los visitantes empatan el partido y pronto se ponen a la delantera.

42-39 al medio tiempo. Los visitantes van ganando y ambos equipos se van a los vestidores. Las personas aprovechan para levantarse, estirarse, comprar algo de comer o realizar una visita al baño. Unos minutos después, ambos equipos regresan a calentar antes de que se reanude el encuentro. La “Ola” aparece para animar al público.

Arranca el tercer cuarto, los Aztecas toman ventaja de 10 puntos. Los gritos, abucheos y porras alientan a las Águilas a no darse por vencidos. Parece que funciona, sería imposible de creer, pero el partido aumenta de intensidad, ya que son únicamente 5 puntos de ventaja para los visitantes antes del último asalto.

DSC_2143

La intensidad se mantiene en el último cuarto. Los Verdes no buscan arriesgar de más, pero los de rojo están empeñados en evitar la derrota. Se empata el juego, restan 7 minutos. José Miguel Martínez Crespo, número 24 de las Águilas, se hace de palabras con algunos Aztecas. “¡24, 24!”, la porra Verde defiende a los suyos.

Quedan pocos segundos, los de verde ganan por 1 punto, anota Max Ruíz, número 12 de los Aztecas, el Nido enmudece. El tomahawk hace su aparición y el grito de “¡Verdes!” se escucha más fuerte que nunca. El árbitro pita el final, los de verde se llevan la victoria y celebran ante el silencio de los locales.

DSC_2106

73-70 termina el partido. La gente aplaude ante el gran juego que acabamos de ver. Ambos equipos se van a los vestidores y poco a poco se empiezan a vaciar las gradas. Una vez más, el Clásico Poblano cumplió con las expectativas.

Carlos Iván Bernal Moreno
carlos.bernalmo@udlap.mx

Last modified: 6 septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *