Nuestra tragedia política

Written by | Opinión

Se dio el primer debate presidencial, el quinto debate que se ha se entre candidatos a la presidencia en este país. El primero se realizó en 1994, y a 24 años de distancia hay cosas que han cambiado. El formato del este último tiene virtudes, pero no es la panacea. Se tendrá que seguir trabajando en el formato, porque resultó ser muy confuso y extraño.

Sin embargo, los moderadores lo hicieron bien. Nuestra tragedia son los candidatos. No creo que exista un ganador, tampoco afirmarse la broma que muchos hacen de que ganaron los moderadores y perdió México, aunque tiene mucha verdad, y creo que ese es nuestra tragedia.

Todos atacaron al puntero, por obvias razones. Existen dos lecturas: que la sociedad vea López Obrador como el verdadero cambio por la sencilla razón de que fueron todos contra él o que la sociedad se dé cuenta de que tiene un discurso simplista y vacío. La tragedia es que el puntero no necesita explicar nada, que el hartazgo es suficiente para que gane.

En cuanto a la segunda lectura, me remito a los hechos, me parece una vergüenza que un candidato que lleva años recorriendo el país, -creo que lo conoce como nadie- llegue sin una propuesta de seguridad clara y llame a un foro público. Demuestra una irresponsabilidad y una poca claridad sobre qué hacer con el tema que más daña a la sociedad.

El caso de la Amnistía es relevante, él y su equipo tuvieron meses para crear un argumento sólido sobre qué implica esta propuesta, pero decidieron no hacerlo. Se confiaron y el candidato salió dañado al no poder explicar sus propuestas. Muchos minimizan este hecho porque en las últimas dos elecciones presidenciales no ha sido bueno debatiendo y no explica sus propuestas. Consideran que AMLO ganó porque no se enojó y no perdió los estribos, creo que es una victoria pírrica.

Algunos nombran a Anaya el ganador del debate. No estoy tan seguro: dio buenos golpes a López Obrador, pero quedó diluido entre los otros tres candidatos que también lo acataron, la único que podemos decir es que oficialmente la elección por fin será entre dos candidatos. Sin embargo, debe crear un discurso que se pueda mantener y hoy se le acusa de mentir en sus cifras de la noche del domingo con las cuales atacó a López Obrador.

Los otros tres candidatos sobran, Margarita Zavala estuvo nerviosa y se vio obligada a defender el gobierno de Calderón, imposible no hacerlo, sin embargo, creo que no destruyó a Anaya como se esperaba. Tal vez porque está convencida de que no quiere pasar a la historia como la persona que hizo a López Obrador presidente.

José Antonio Meade, atacado y destruido por la corrupción de su partido, oficialmente está muerto en esta elección, aunque debemos afirmar que nunca estuvo viva. El Bronco representó la estupidez de una manera que nunca hemos visto, el priísmo colocó a un bufón que simplemente analizará el contenido de la elección que con dificultades vemos.

El debate no tuvo ganador, el debate se vio llenos de lugares comunes, de un puntero que decidió confiarse y tratar con desdén un ejercicio democrático fundamental, el contraste de ideas. Un contraste de ideas que los otros candidatos decidieron ignorar.

Alexis Murillo Corona

alexis.murilloca@udlap.mx

@Mc1998Alex

Last modified: 2 mayo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *