¿Cuarta transformación?

Written by | Opinión

El fin de semana para la consulta de Andrés Manuel López Obrador sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México ha concluido. No sé si para sorpresa de mucha gente, la consulta fue un fraude.

Desde el jueves 25 de octubre que empezó la consulta, se han reportado diversas irregularidades: tinta que se borra, posibilidad de votar varias veces, informalidad en la conformación de las casillas, casillas convenientemente ubicadas y, principalmente, que no están sancionadas por el Instituto Nacional Electoral (INE). Para un político como López Obrador, quien dice ser un político honesto, esto es, sin duda, un acto flagrante de incongruencia ideológica. Si López Obrador dijo que iba a ser un ejemplo a seguir, ¡menudo ejemplo que está dando!

A simple vista, López Obrador está haciendo su voluntad por encima de las leyes, contrario a lo que él predica sobre honestidad. Lo peor es que se escuda bajo la premisa de que “el pueblo debe decidir” para llevar a cabo la consulta, y lo hace fuera de cualquier legalidad, pues él aún no es Presidente de México. Visto a fondo, sólo está predicando incongruencia.

Le pide al pueblo ya no ser corrupto, pero convoca a una consulta ciudadana que parece que fue improvisada y que está repleta de formas por las cuales los resultados apuntarán a que Santa Lucía es la opción “elegida” por el pueblo. Convoca a la democracia, pero las casillas fueron ubicadas lejos de lugares “fifí”, como describiría él, haciendo que sólo unos pocos puedan participar en la consulta.

¿Qué quiere decir todo esto? ¿Debemos actuar como López Obrador una vez que él tome posesión el 1ero de diciembre? Porque, de ser así, México no cambiará. Podríamos saltarnos la ley para buscar las opciones más convenientes en vez de las más correctas. O también podríamos excluir a aquellos cuya opinión nos es incómoda para poder lograr nuestros cometidos en vez de tratar de resolver nuestras diferencias de manera diplomática.

López Obrador no se ha ganado disidentes sólo porque sí con el paso de los años. Ahora que está próximo a ser Presidente de México, es importante que sepamos cómo criticarlo de manera objetiva. Y las críticas no se dan solo porque sí, sino que son nuestro mejor mecanismo para poder evaluar la eficacia de López Obrador como gobernante.

 

Ann Cervantes Trejo

antonio.cervantesto@udlap.mx

Last modified: 29 octubre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *