La esclavitud en la palma de tu mano

Written by | Cafeína para despertar, Opinión

cafeina-01

¿Cuántos de ustedes son parte de los 200 millones de esclavos de Whatsapp?

 

Hablar de las nuevas tecnologías y plataformas de información no es un tema nuevo, mucho se dice sobre como los celulares, las redes sociales y en general el Internet merman la cercanía de nuestras relaciones, reducen nuestra atención y nos provocan estrés. Eso no les interesa ni a ustedes ni a mi, pero ¿alguna vez han pensado en cómo el mundo demanda nuestra disponibilidad a través de éstas?

Hace unas semanas decidí hacer un experimento social: apagar mi celular. Por 24 horas sólo quería estar conmigo, no saber de nada ni de nadie, no sentir la necesidad de contestar; en esencia, quería no estar. Y no entendí, sino hasta que volví de mis pequeñas vacaciones que no importa cómo, cuándo ni dónde estemos, la obligación de estar “en línea” es inviolable, e imperdonable en caso de ser violada.

Las personas exigen a todo momento y en cualquier lugar nuestra disponibilidad, no somos esclavos de un celular, sino de lo que éste representa: el que nos puedan encontrar y viceversa. ¿Por qué no me contestas?, ¿estás enojada?, ¿qué onda contigo?, ¿sigues con vida? Son algunos de los reproches que recibí por Whatsapp; las personas no tenían idea de mi paradero pero sí de  la hora de mi desaparición: ult. conexión 10:05 am.

Esta no fue la única manifestación de preocupación, enojo, tristeza o ansiedad que recibí: tres  inbox en Facebook, dos mails y un tweet que al unísono reclamaban mi existencia. Al final poco importa si lo que la gente tenía que decirme tan desesperadamente en el transcurso del domingo y la mañana del lunes era o no importante, lo que importaba era que yo no estaba y ¿con que derecho me había desaparecido?.

Les puede sonar tonta mi pequeña experiencia pero los reto a intentarlo. A darse cuenta que ustedes tampoco apagan el celular ni para ir a dormir, que contestan en clase, mientras comen, lo llevan al gimnasio, al café, tienen ciber conversaciones en el antro y que lo primero que revisan por la mañana es Facebook, Twitter e Instagram. ¿Cuántos de ustedes son parte de los 200 millones de esclavos de Whatsapp? ¿Cuántos caminan cabizbajos? ¿Cuántos sólo tienen una mano libre por traer la otra con grillete?. Dime, ¿Cuándo fue tu última conexión?

 

MARÍA FERNANDA SORIA C.

maria.soriacs@udlap.mx

Last modified: 27 septiembre, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *