Eres insignificante

Written by | Espacios vacios, Opinión

Eres insignificante. Es una afirmación. Hay 7365 millones de personas en el mundo (y contando…), 194 países, cinco océanos, 8.7 millones de especies, ocho planetas y el número de estrellas en el firmamento es igual de infinito que el número de canciones de amor escritas, públicas y secretas.

Hay un alguien naciendo en este momento, alguien muriendo, hay niños jugando, otros haciendo su tarea, otros trabajando. Hoy alguien llegará tarde a clase porque su alarma no sonó, alguien está en el salón desde las 6:00 porque era la única hora a la que podía llegar. Hay personas enamorándose y otros divorciándose. Y tu vida es microscópica, no es nada. Parece que ya existen todas las palabras, que ya se sintieron todos los sentimientos existentes, ya inventamos todo lo que teníamos que inventar.

¿Qué más queda? Es lo que usualmente nos preguntamos. Sin embargo, queda mucho más. A gran escala, todas estas pequeñas e insignificantes acciones de la vida diaria del ser humano parecen no ser nada, pero en realidad es lo único que tenemos. Si pudiéramos hacer zoom a cada momento de nuestras vidas nos daríamos cuenta que los momentos que más recordamos son las cosas “insignificantes”. Tal vez recuerdas la primera vez que hiciste amigos en el parque de tu casa o cuando llegaste cansado y fastidiado de la escuela, pero en tu casa hicieron de comer tu pasta favorita y por alguna razón eso mejoró todo tu día. Tal vez recuerdes la vez que tú y tu hermano rompieron la lámpara de la sala, pero ambos decidieron decir que no sabían qué había pasado, como dos cómplices creando el crimen perfecto.

Y sí, a lo largo de tu vida, van a ser esos momentos los que irás recordando y te darás cuenta que tal vez no salvaste al mundo como tenías planeado o quizá no hiciste un gran descubrimiento que revolucionaría la vida como la conocemos, ni inventaste algún artefacto que llevaría a la raza humana a evolucionar; pero, a pesar de todo eso, que sí hiciste un cambio. Verás que con tus acciones tocaste a más personas de las que pensabas, que sí cambiaste muchas vidas y verás hacia atrás pensando: “Viví una vida interesante al final de cuentas”.

Tu vida no es tan aburrida como la imaginas y no todo el tiempo tienes que estar en situaciones extremas para tener una vida extraordinaria. Romantizamos demasiado todo aquello fuera de lo rutinario, pero en realidad es lo que nos hace ser quienes somos; lo que hacemos cada día muestra nuestro carácter.

 

Diana Sofia Cortez Woo

diana.cortezwo@udlap.mx

Last modified: 11 Septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *